jueves, 21 de junio de 2007

La musa del audífono.

Un golpe al bombo... otro al redoblante... dos golpes al bombo... otro al borde del redoblante.
A veces me pongo los audífonos...

El redoblante está al mismo ritmo que mis parpadeos. Este camino por la autopista ya no es sólo eso, es una película. Una toma que se aleja del autobús y lo enfoca desde lejos. Una toma típica. Una historia. Un soundtrack. Estoy en un video de mùsica... estoy en un video de música, porque mis ojos se mueven al ritmo del bombo, y los buenos videos son así... las buenas películas, la buena mùsica. Los pasajeros de este autobus están maquillados con una suerte de ilusión, porque cuando me pongo los audífonos, todos me parecen interesantes, todos forman parte del video, todos tienen ganas de llorar, todos están inspirados, todos están soñando, y todos son personajes de este sitcom loco, al que hoy, particularmente, le toca la parte inspiradora, la parte en la que hay música diferente. Es que tengo la certeza de que en cualquier momento, se va a abrir el cielo, porque sí, porque eso es lo que pasa en las películas, no hay nada que no tenga un objetivo o un momento estelar. Este es mi momento estelar. Este espacio de 3 minutos en el que la canción pintó todo, e hizo que todos sintiéramos que somos pedazos elementales en el universo. Gracias, audífonos, gracias corcheas y semi corcheas y negras y blancas.
Gracias, Lennon. Gracias, Syd Barret. Gracias, Sabina.
Gracias, señores pasajeros.

jueves, 14 de junio de 2007

¿Algo se murió aquí?




Si algo se, es que mi paciencia pareciese agotarse cada vez más. Me siento más y más intransigente y cada vez más, estoy convencida que esto es parte de algún plan maldito para "desestabilizar" mi sanidad mental. O es que me tengo que tranquilizar y ya.
No exagero. Si estuvieran en mi lugar, podrían entenderme, o al menos, me darían una palmadita en la espalda.

Estaba en una clase de economía. El tema es economía, no las conjeturas pseudo-intelectuales de las niñas que creen tener sentido del humor. Y bueno, ahí estoy... con un profesor que no me gusta, pero bueee.. está "bien"...
Y nada, viene ella, y se le ocurre que quizá sería una buena idea "osea, dar mi opinión".. la da y está bien!

Sigue la clase... "este tipo era medio socialista, y bueno ahora como que cambió y está MEJOR, pues, ya no es un izquierdozoide, así que ya se da cuenta de lo que todos aquí sabemos, TODOS EN EL GOBIERNO SON BESTIAS..." dice el profesor.
Lo ignoro.
Una punzadita en mi estómago me indica que mi cerebro está diciendo: "Claudia, dile algo, díselo!, no dejes que diga esa idiotez! o al menos que se explique! Dios, ¿por qué todo tiene que ser en esos términos?!", pero como estoy intentando mantenerme muy "budista" y "zen" en la vida, me convenzo de que mejor no. Me llené la boca de aire, solo para botarlo de nuevo.

"PERO YO QUISIERA DECIR ALGO!!!!" Dice la ñiña. "Oseaaaaaaa, cómo no se dan cuenta?! Yo creo que esto es parte de una mano peluda, Chávez lo que quiere es llenarse de plata e irse del país, a él no le importa!, a mi si, a mi me importa, mi abuelita me dice que yo soy una niña bella y patriótica, y me gusta comer arepas, las palmeras son árboles grandootes, camarón que se duerme se lo lleva la corriente, una vez me caí de una vaca, cogito ergo sum, en el museo hay una jirafa, mi película preferida es Babel, y eso me hace súper culta!..." y por ahí se fue.

Yo pienso: "Claudita, querida, tranquila, es una persona como tú, seguro es súper simpática y tiene buenas intenciones... si, si, si..."

Y de repente, el profe y ella establecieron un diálogo simbiótico maravilloso en el que cada uno le confirmaba al otro lo que éste decía. Y fue el paraíso para mí. Oh, si, era "maravilloso", no tengo idea de cómo no me comí mi cuaderno de desesperación. ¿Saben por qué? porque fue como la muerte de los buenos argumentos, del pensar genuinamente, fue como si algo se hubiese podrido... fue una tragedia.

Y ojo, YO NO CREO QUE YO SEA MEJOR QUE LA NENA ESA. Yo estoy segura de que con algo de guía y lectura y perspectiva podría cambiar. Y si me toman por snob, pues deberían tratar de comprender. Yo sólo creo, que debería callarse un potito, solo un potito, hasta que no llegue a ese nivel, es que si no lo hace puede que me enferme mal mal. ¿Cómo no reconocer nuestra inmadurez enfrente de un mundo que nos lleva miles de años? Si reconoces, eso, primero, te calmarás y entenderás un poco la razón de las cosas y segundo, no harás comentarios imbéciles si es que los haces, porque a veces incluso es mejor callar.

Pero continuó. Hasta que me dije: Basta. Y aparentemente no me lo dije a mi misma, creo que se lo dije a ella: "basta ya!"

Pero... no me oyó. DIOSES SANTOS DE LA MONTAÑA. Ella no me oyó.

martes, 12 de junio de 2007

Mami, llegó tu papi con el fonquete


Se me está obligando a hacer algo que no quiero hacer. Algo incómodo y hasta mal educado. Pero no queda otra, tengo que hacerlo, ese es el objetivo de toda la parafernalia.
Se me está obligando a verla de arriba a abajo, pasando por todos los puntos estratégicos de su extraña y nada sensual figura forrada en tela de denim y lycra.
Se me está obligando a que cada vez que entre a algún lugar, tenga que sentir que estoy rodeada de jamones curados y amarrados.
Hay tantas opciones para jugar con cómo verse! hay tantos espacios por explotar! Un cuello... un antebrazo... unos ojos. Pero, no. NO, yo quiero que estos pantaloncitos me queden bien apretaditos!
Ni siquiera se trata de una cuestión de tipos de cuerpo, no es que a una señora gorda se le ve mal y a una flaca no. Es la obsesión, en todos los estratos sociales, de sentirme BUENOTA.
De pre-adolescente tuve épocas así... agarraba aguja e hilo y empezaba a coser los pliegues internos de mis pantalones (no era muy fácil para mí conseguirme ropa apretadita), de manera que pudiese llegar al colegio, y sentirme igualada con los barriles incoherentes que se paseaban por ahí, que ahora reconozco que de sensual no tenían nada, pero no importaba. Era él ajuste, caminar y saber con certeza que te están viendo... y no cualquier cosa, sino... ehm... el culo!
!Qué sofoque! qué poca creatividad... y qué manera de desperdiciar el recurso del ajuste de la ropa, un recurso que, con algo de elegancia puede ser cautivador...
sólo para que pueden ladrarte por ahí. Y esto es TODO tipo de gente. Y lo peor es cuando es en personas que creen que están en la tope tope de la moda, y que pagan como 47482748927847294 bs. para lograr apretarse.
Como se extraña a un buen argumento, cada vez extraño más a la frescura que en una época nos caracterizó como mujeres.
¿En qué momento reducimos todas las posibilidades de sensualidad a apretar bien las piernas, las nalgas, y todo lo demás?
Con tanto "apriete" visual... se me baja la tensión, de repente los espacios se hacen más pequeños y tengo que salir de esta suerte de bodegón para poder tomar aire...
Es que ni siquiera se trata de que "es degradante para las mujeres" "nos mercantilizan como objetos sexuaaales"... Cálmense, cada quien es libre de hacer con su perol lo que le de la gana.
Se trata de la forma, de la creatividad... y en última instancia, de sorprender gratamente..
Si te vas a forrar, más te vale que te forres en papel aluminio y escarcha, porque si no, de ninguna otra manera me vas a sorprender...

martes, 5 de junio de 2007

Suban los ánimos, por cualquier razón...




:) me gustó!

viernes, 1 de junio de 2007


Serrat & Sabina "Dos pajaros de un tiro"


9/11/2007 CARACAS (VENEZUELA)